close
Miffy, Dumbo, Peppa Pig, unicornios y el Barça protagonizan las monas artesanas de este año

Miffy, Dumbo, Peppa Pig, unicornios y el Barça protagonizan las monas artesanas de este año

El Gremio de Pastelería de Barcelona prevé que los catalanes comerán unas 700.000 unidades de este dulce tradicional de Pascua

Los pasteleros dedican una media de tres horas de trabajo en cada pieza, y se elaboran con cacao de calidad, sin aditivos, aceite de palma, ni grasas ‘trans’ o colorantes azoicos

Monas de autor con forma de unicornio, el Barça y los superhéroes, el monstruo de colores, Dumbo, Miffy, Patrulla Canina o Peppa Pig son los protagonistas de la Pascua de este año. Aún así, el Gremio de Pastelería de Barcelona también propone las monas personalizadas para aquellos que buscan figuras propias más innovadoras: diseños con moldes únicos, animales de diferentes medidas y colores e imágenes impresas con tintes alimentarios en chocolate, gracias a la técnica del chocotransfer.

La previsión de ventas para este año es positiva y se mantiene estable respecto al año pasado. Según el Gremio de Pastelería de Barcelona, ​​los catalanes comerán unas 700.000 monas artesanas de Pascua, a pesar de las previsiones de aumento de las temperaturas en Semana Santa. Los precios de estas piezas tradicionales varían en función del tipo de figura de chocolate y del tamaño del tradicional bizcocho, con precios a partir de 20 euros.

Uno de los puntos a tener en cuenta y que el Gremio recuerda, es que detrás de una mona artesanal de pastelería hay más de tres horas de trabajo, entre crear los moldes o cortar los patrones para formar las figuras, trabajar el chocolate, unir las piezas, pintarlas y decorarlas. Se trata de un trabajo que, aún hoy en día, los pasteleros agremiados realizan de forma artesanal con cacao de calidad, sin aditivos, ni aceite de palma, ni grasas trans o colorantes azoicos, ingredientes presentes en las monas industriales.

Además, al igual que otras piezas de pastelería artesana, las monas actuales se adaptan a las nuevas tendencias, como la reducción de azúcar en el clásico bizcocho (con mantequilla, chocolate y fruta confitada). «Los pasteleros responden así a la preocupación por reducir el consumo de azúcares y grasas y a la preferencia por los sabores menos dulces», tal como explica el Presidente del Gremio, el pastelero Elies Miró, de Castellterçol.

Otra de las tendencias que se ha impuesto durante los últimos años es la de optar por las figuras de chocolate, por delante del tradicional pastel con los huevos de chocolate. Si antes se hacían 100 pasteles, ahora se hacen menos de la mitad.

               

 

 

 

 

 

 

 

La mona de Pascua, seis siglos de tradición

La primera documentación sobre un bizcocho circular con huevos duros data del siglo XV, aunque no es hasta 400 años más tarde cuando los pasteleros franceses acompañan estas piezas con chocolate. Es en el siglo XX cuando nace el arte de crear figuras con este ingrediente, una tradición que llegó a Barcelona en 1930 de la mano del pastelero Lluís Santapau, quien desde la desaparecida Confitería Mora empieza a modelar las primeras figuras. Años más tarde, las monas de chocolate ya se habían popularizado por todo el país con grandes creaciones en las vitrinas de las pastelerías para sorprender grandes y pequeños.

En el año 2000 el Gremio de Pastelería de Barcelona impulsó la creación del Museo del Chocolate, en el cual se exponen una serie de obras únicas y se repasa la historia del trabajo artesano de cientos de maestros chocolateros que han forjado la historia de esta tradición a base de horas de trabajo y de creatividad.

Junto al Museo se encuentra, la Escuela de Pastelería del Gremio de Barcelona, ​​todo un referente internacional en formación para futuros pasteleros y maestros chocolateros de todo el mundo, que estos días ya trabajan en sus creaciones.

Los buñuelos, otro clásico de Pascua

Otro dulce típico de los días de Pascua y que estas próximas semanas convivirá con las monas son los populares buñuelos de Cuaresma. La tradición marca que los pasteleros únicamente los preparen y los comercialicen los 7 miércoles y los 7 viernes de Cuaresma, comenzando el Miércoles de Ceniza y terminando el Viernes Santo, una realidad que ha cambiado notablemente en los últimos años debido a la alta demanda de este dulce.

En Cataluña los buñuelos pueden ser de viento (rellenos o no) o del Empordà, si tienen una masa más consistente. Según datos del Gremio de Pastelería de Barcelona el precio medio de una ración de buñuelos artesanos se sitúa entre los 2 y 3 euros.

Print Friendly, PDF & Email