close

En el día de la nutrición… vemos que no se le hace mucho caso al pan

pan-tomate-jamon

Ha sido durante siglos uno de los sostenes de la dieta de los pueblos. De hecho, la evolución, al alza, del precio del pan se apunta como uno de los desencadenantes de un proceso que ha marcado la democracia moderna: la Revolución Francesa.

El 28 de mayo se celebra el día internacional de la Nutrición y vemos que al menos en España, ese día el pan no recibe mucha atención. Se han publicado estudios y recomendaciones sobre la dieta más equilibrada. De hecho, un instituto de la vida saludable, acaba de publicar, con motivo de tan señalada fecha que, adaptada a las necesidades de cada persona, la buena alimentación, combinada con la práctica de ejercicio físico regularmente y el buen descanso nocturno, son los pilares básicos para alcanzar un buen estado de salud y bienestar, tanto a nivel físico como mental.

Según el modelo piramidal de la alimentación saludable de la sociedad española de nutrición comunitaria (SENC) la dieta modelo para una persona cuyas necesidades energéticas oscilan entre las 1.700 y 3.000 Kcal. Esta dieta debería incluir entre seis y diez raciones al día de cereales, patatas y legumbres; entre dos y cuatro raciones de frutas y zumos de frutas; entre tres y cinco raciones de lácteos; y entre una y dos raciones de carnes, pescados y huevos. Se recomienda reducir los aceites y las grasas, procurando no ingerir más de 80 gramos diarios. Y también se indica reducir al mínimo el consumo de azúcar, dulces y bollería industrial.

El pan, por tanto, se queda perdido entre las recomendaciones de ingesta de cereales. No tiene un capítulo propio a pesar de su fundamental papel histórico… pero es que, además, en el análisis de la nutrición femenina que ha realizado la Universidad Rey Juan Carlos en el ‘III Estudio de Hábitos de Vida Saludable y Bienestar en la Mujer’ se aprecia un dato significativo: no tiene gran protagonismo en la dieta femenina.

Las mujeres resultan ser grandes prescriptoras de la dieta y, según este estudio, casi el 50 % cumple con las cinco comidas recomendadas en una alimentación saludable pero… hay carencias. Y, precisamente, el pan está entre los alimentos que más faltan junto con el arroz, la pasta, la verdura y la fruta.

Por último, hay que señalar que hay distinción sobre el origen o el tipo de pan en estas encuestas. El pan, como en la mayoría de estos estudios de nutrición no tiene distinción (no se sabe si es fresco, envasado…).

Ver infografía

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR