close
APAN, una futura asociación en Huelva para levantar el colectivo panadero andaluz

APAN, una futura asociación en Huelva para levantar el colectivo panadero andaluz

constitucion-apan-foe

Hablamos de los pasos a seguir a la hora de fundar una unión panadera

Un nuevo actor está en camino para regenerar el tejido asociativo andaluz. Se trata de la Asociación de Panaderías de la provincia de Huelva (APAN), un órgano que tiene previsto constituirse antes de terminar el mes y que surge por la necesidad de luchar contra la mala situación que viven las panaderías en Andalucía.

“Huelva y Andalucía entera están muy dejadas de la mano de Dios. El pan se vende muy barato y los panaderos estamos sin ningún amparo”, explica a Pan&Pizza Manuel Contreras Aguaded, futuro presidente de la asociación. “Nos sentíamos desamparados, teníamos ganas y por eso ha surgido”, cuenta. Una de las quejas del colectivo es la presión que reciben por parte de Sanidad y Trabajo, que tiene las mismas exigencias con las grandes empresas panaderas que con el pequeño y mediano negocio, pero con un margen de actuación mucho menor.

La falta de subvenciones y ayudas es otro de los descontentos porque “no hay ninguna” por parte de la Junta de Andalucía. La crisis que está pasando el sector, además, podría agravarse por el aumento del precio del trigo, “que ya está subiendo”, subraya Contreras. La APAN nacerá bajo el ala de la Federación Onubense de Empresas (FOE), una entidad que proporcionará a los panaderos asociados recursos de asesoría fiscal y jurídica.

¿Cómo se constituye una asociación?

Cuando surge un movimiento colectivo de esta índole, es importante sentar las bases de la asociación para que no caiga en papel mojado. “Cuando un grupo significativo de panaderos deciden unirse para defender sus intereses, lo habitual es que pongan por escrito los objetivos y los medios necesarios para alcanzarlos”, explica José María Fernández del Vallado, secretario general de la Confederación Española de Organizaciones de Panadería (CEOPPAN). El paso natural es “elaborar un presupuesto y establecer las cuotas necesarias para poder cubrirlo”, señala.

Existe una diferencia entre una asociación reconocida oficialmente y otra que no. La primera tiene mayor capacidad para negociar convenios, ser cauce de representación frente a las administraciones y recibir ayudas oficiales, para lo que es necesario “redactar unos estatutos y proceder a registrarla ante los organismos oficiales”.

A nivel estatal, CEOPPAN es quien está ofreciendo un mayor altavoz para la difusión. “Somos el único cauce oficial reconocido para trasladar las demandas del sector panadero tradicional y artesano español a los gobiernos, tanto del Estado como de la Unión Europea -explica Vallado-, que son los que legislan sobre todos los aspectos que afectan al sector”. Precisamente CEOPPAN, dentro de la Confederación Europea de Panaderos y Pasteleros (CEBP), lleva años picando piedra para visibilizar los problemas y carencias del sector y pedir que se invierta más dinero para mejorar las condiciones laborales y formativas, especialmente con la próxima reforma de la PAC.

Jaén, uno de los referentes

La APAN de Huelva no es la única asociación andaluza luchando por los derechos panaderos. En Jaén hay otra que destaca, la Asociación Provincial de Fabricantes y Expendedores de Pan, dirigida por Antonio Cortés, “que está luchando con mucha eficacia por los panaderos de la provincia, tanto por el trato muy personalizado de asesoramiento y apoyo a la gestión de sus socios”, afirma Vallado, además de la Asociación Provincial de Empresarios de Fabricantes y Expendedores de Pan (ASOPAN), presidida por Ramón Gil Fernández.

Salva

Print Friendly, PDF & Email

Leave a Response