close

Baja el consumo de pan y las panaderías pierden cuota de mercado

20 octubre, 2017
venta-pan-panaderia

La salud, el aprovechamiento y el origen de los productos son microtendencias de futuro en alimentación

El ‘Informe del consumo de alimentación en España 2016’ del ministerio de agricultura y pesca, alimentación y medio ambiente (Magrama) ha vuelto a confirmar la tendencia en el consumo de pan: cada vez comemos menos pan. La población española está disminuyendo, desde 2010 hasta 2016 ha pasado de 47 021 031 individuos a 46 557 008; pero el gasto en alimentación en los hogares ha aumentado. En 2016 ascendió a 67 095,5 millones de euros (un 0,1 % más que en 2015).

Por categorías, destaca la importancia de los productos frescos en la alimentación de los hogares: es el 44,1 % del presupuesto total destinado a la alimentación. Por tipos de productos, destaca el crecimiento del consumo de alimentos como platos preparados (+4,2 por ciento), patatas (+1,2 por ciento), bollería, pastelería, cereales y productos navideños (+0,6 por ciento) y frutos secos (+0,3 por ciento). Las legumbres han mantenido su consumo estable en 2016. Sin embargo, alimentos como el aceite, la leche y sus derivados, la carne, el pescado, las frutas y las hortalizas (frescas y transformadas), el pan, la pasta y los huevos experimentaron un descenso de consumo el año pasado.

¿Cuánto pan se consume en España y qué tipos?

En 2016 se vendieron 1 521 271,80 miles de kilos de pan en España, un 3 % menos que en 2015, por un valor de 3 683 833,93 miles de euros. La investigación del Magrama incluye en la categoría ‘Pan’: el pan fresco/congelado (pan fresco/congelado envasado y pan fresco/congelado a granel. En esta categoría incluye entre otros el pan fresco integral y el pan fresco normal), pan industrial (que contempla el pan industrial fresco y el pan industrial seco). Teniendo en cuenta esta clasificación ¿cuánto pan se consume en España? La compra total de pan para consumo doméstico se redujo en 2016 un 3% en 2016 y a pesar del ligero incremento del precio medio (+0,4%) que se sitúa en 2,42 euros/kg; también disminuyó el valor del mercado.

Los hogares dedican a la compra de pan el 5,49 % de su gasto en alimentación y bebidas para el hogar, lo que implica un gasto medio por persona y año de 83,92 euros. El consumo per cápita de pan es de 34,65 kg/persona/año. Esto supone un descenso del 1,4 % respecto a los registros de 2015.

Según el informe del ministerio “la reducción de consumo de pan fresco normal desde 2008 marca la tendencia del mercado. A pesar de la ligera recuperación de consumo en 2013 vuelve a reducirse con intensidad durante 2016.”

infografico pany-08-08

Dentro de los tipos de pan contemplados en el estudio el pan fresco normal es el más importante dentro de la categoría. Supone el 74,7 % de los kilos comprados en 2016. Le sigue el pan industrial fresco (12,7% del volumen), después el pan fresco integral (7,4% de cuota) y por último el pan industrial seco (5,2%). El consumo medio aproximado por persona y año en España durante el año 2016 fue de 34,65 kilogramos. El pan fresco normal tiene un consumo per cápita de 25,89 kg/persona/ año, muy superior al resto. En cuanto al precio, el precio medio fue de 2,42 euros/kilo, un 0,4% que en 2015.

Los jubilados, los que más pan compran y las panaderías pierden cuota de mercado

Por hogares, son los formados por jubilados los que más pan consumen. El 23,1 % de ellos lo adquieren cada día. Los siguientes en fidelidad de compra compra-senyora-panson los hogares formados por parejas con hijos de edad media (18,4 %) y los hogares formados por parejas con hijos mayores (15,4 %). El informe indica que “el perfil de hogar más afín al consumo de pan se corresponde con hogares con presencia de hijos con edad entre 6 y 15 años.”

Teniendo en cuenta el volumen de consumo por comunidades autónomas Galicia, Castilla La Mancha, Asturias, Castilla y León y Navarra son las que registraron mayor consumo de pan. Por el contrario la Comunidad de Madrid y los archipiélagos balear y canario fue donde menos pan se consumió.

En cuanto a los puntos de compra, si bien la panadería continúa registrando el porcentaje más alto, el 38,8 % de cuota de mercado; la suma de porcentajes de supermercados e hipermercados llega al 43 % lo que supone un 4,2 % por encima de la tienda tradicional.

Hábitos de consumo alimentario

Por último, el informe señala los hábitos de consumo y de la utilización de los alimentos en el hogar. Los momentos principales, comidas y cenas en casa, experimentaron en 2016 una caída del 39,1 % y 31,4 %, respectivamente al año anterior a favor de las que se hacían fuera de casa. Las cenas, especialmente en fin de semana, fueron las que más crecieron.

Salud, tradición y comodidad fueron los tres ejes que explican el tipo de platos consumidos en el hogar. El informe del Magrama detalla que “en los picnic-campo-familiaúltimos 6 años los hogares españoles han acentuado la búsqueda de salud en su alimentación, aunque sin prescindir de otros factores como practicidad y ocio (placer/sabor), que siguen siendo las principales motivaciones de consumo de alimentos dentro del hogar. De esta forma, en 2016 dentro del hogar se observa el vínculo entre alimentación y ocio, ya que en el 43,2 % de las ocasiones de consumo los hogares declaran realizar esas ingestas por ‘placer/sabor’. El segundo motivo declarado es ‘practicidad/costumbre’, presente en el 35,3 % de las ingestas, mientras que el consumo por ‘salud’ se ve reflejado en el 17,8 % de las ocasiones, ganando 0,8 puntos de importancia en los últimos 6 años.”

Elección de establecimiento y tendencias

La proximidad/cercanía, calidad de los productos y los buenos precios como los tres principales factores que determinan la elección del establecimiento donde se compran los productos de alimentación y que ya se sitúan en cabeza desde 2004 aunque en 2016 la proximidad se situó en primer lugar absoluto… que entre 2008 y 2015 estuvo ocupado primero por los buenos precios y las ofertas y después por la calidad.

Aparte, en las microtendencias de consumo alimentario destaca la disminución del desperdicio y que se pide a las empresas que se impliquen en ello. Además, al consumidor le importa el origen de los alimentos y crece el interés por la alimentación y la cocina.

Print Friendly, PDF & Email

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR