close

Barcelona capital tiene el mejor ‘pa de pagès 2017’

20 octubre, 2017
IPG-final'17-02

El ‘Forn del Passeig’ de Miguel Guich se alzó con el triunfo en la final de la IGP Pa de Pagès Català. Jordi Morera de ‘L’Espiga d’Or’, panadero mundial 2017, fue finalista junto a Andreu Bertrán de ‘Forn Mistral’, Ernest Righetti de ‘Ca la Churra’ ganador en 2014 y Manel Turull de ‘Fleca Turull’.

La final del torneo de la IGP quedaba en Barcelona, provincia y capital, ya que no había ningún representante de Tarragona, Girona o Lleida entre los finalistas que estaban convocados a la eliminatoria final del 14 de octubre en Gavà. La localidad de la provincia de Barcelona está muy vinculada a la vida agraria y tiene una relación histórica con el pan unida a los ‘panet de Sant Nicasi’ de la fiesta mayor de invierno sobre los que dice la tradición que tienen propiedades curativas.

El jurado de la cuarta edición del concurso de ‘Pa de Pagès Català’ no contó con ninguna celebridad mediática sino que estuvo formado por la alcaldesa de Gavà, Raquel Sánchez, y profesionales de la panadería catalana (Manel Cortés, campeón del mundo de bollería en 1994 en París; Xavier Pàmies de ‘Forn Sistarè’ ganador del concurso en 2016; Toni Vera, mejor croissant de mantequilla de España 2016; y Antoni Figuera, presidente de la IGP Pà de Pagès Català).

La cata y valoración de los panes finalistas (que incluían un pan cortado, otro entero y otro del día anterior para comprobar aspectos de durabilidad) fue totalmente a ciegas. Los panes estaban identificados solo con un número y el sobre que contenía la información que relacionaba cada número con su autor fue entregado a la presidenta del jurado, la alcaldesa de Gavà, para su custodia. Solo se abrió al final para revelar la noticia más esperada de la noche: el ganador del concurso… que, finalmente, fue Miquel Guich. Panadero y pastelero de 49 años y titular de una pequeña cadena del barrio de Sant Andreu formada por 4 tiendas, se impuso en una final muy reñida. Todos los expertos, incluidos los finalistas, coincidieron en un hecho: el nivel es muy alto.

“Es una satisfacción porque la panadería cada año aumenta de nivel y es algo muy importante” expresó Manel Cortés, miembro del jurado y una de las figuras de referencia de la panadería catalana como asesor técnico y exdirector de la escuela de panaderos ‘Andreu Llargués’ de Sabadell.  

“El ganador ha sido el más valorado por todo el jurado. No hubo discusión como hubo en la semifinal que hubo un empate y tuvieron que volver a hacer un desempate. Esta vez no” expresó a P&P Antoni Figuera, presidente de la IGP Pa de Pagès Català, quien se mostró muy satisfecho de la acogida del público a la cita. El espacio Maragall de Gavà, con cerca de 600 localidades, estuvo aproximadamente al 90 % de ocupación.

El secreto del ganador

La tranquilidad. “Cuenta con un proceso de, prácticamente, 24 horas; desde que empezamos a fabricar hasta que termina saliendo a cocer y luego al público. Se trata de conseguir un pan con más durabilidad, más sabor, y sobre todo pues que siente mucho mejor en el estómago” manifestó a P&P Miquel Guich. Guich, además, se mostró muy satisfecho porque su pan de payés representa a los panaderos de la capital catalana ya que tradicionalmente se identifica el ‘pa de pagès’ como el pan de los pueblos y no de la capital.

La opinión del resto de los finalistas

Un hecho que es muy llamativo es la satisfacción evidente del resto de finalistas por el incremento de la calidad de los panes a concurso. Un hecho positivo para todo el sector panadero. “Creo que se debe ayudar a todo el sector. No para ganar o no ganar, al fin y al cabo estamos entre amigos, sino porque se ha de ayudar al sector a sumar” manifestó Jordi Morera de ‘L’Espiga d’Or’ de Vilanova i la Geltrú; panadero mundial 2017 y finalista en la ‘IGP Pa de Pagès català’ 2016 y 2017. Si el calendario se lo permite no faltará a la próxima convocatoria e intentará, nuevamente, llegar a la final y alzarse con el título.

Con él ha coincidido como finalista en las dos ocasiones Andreu Bertrán de ‘Forn Mistral’ de Barcelona “esto al final es una fiesta del pan. Es venir aquí, reunirnos, ver a compañeros y cada uno trae su producto. Todos son buenos y cada uno tiene unas pequeñas particularidades. Se nota que están todos hechos con masa madre, que tienen largas fermentaciones y con las hidrataciones correspondientes dentro de la normativa” explicó Bertrán.

Quien llegaba por primera vez a la final junto con Miquel Guich, fue Manel Turull de ‘Fleca Turull’ de Terrassa. “Es la primera vez, sí. Estoy muy contento de haber sido finalista y de que haya ganado quien ha ganado porque creo que también se lo merece”. Para Manel el ‘pa de pagès’ “es un pan que nos define casi como cultura al pueblo catalán. Es algo muy arraigado en nuestra tradición y muy nuestro que nos identifica.”

Un finalista que ya conoce el triunfo, porque se alzó con el premio en la primera edición del torneo en 2014, fue Ernest Rhigetti de ‘Ca la Churra’ de Gavà. A pesar de que “jugaba” en casa no pudo repetir triunfo ante sus paisanos pero no descarta volver a conseguirlo en el futuro: “Otro año será. Creo estaba todo a un nivel muy alto. Creo que cada año alguien del nivel que se ha visto aquí estará entre los finalistas. No hay un pan de payés que sea malo y a partir de ahí el jurado lo tiene muy difícil.” Una nueva edición, la de 2018, que puede traer alguna sorpresa muy interesante.

Print Friendly, PDF & Email

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR