close
¿Qué ocurrirá a las franquicias después del coronavirus?

¿Qué ocurrirá a las franquicias después del coronavirus?

perspectivas-2020-franquicia

Se calcula que el sector perderá un 22% de la facturación y que aparecerán nuevos negocios que se adapten a las circunstancias. Estas son las cifras del sector franquicia como consecuencia de el Covid-19

Las dimensiones de la crisis económica a la que nos arrastrará el coronavirus todavía son desconocidas y cambian cada día; los expertos ya han sacado las calculadoras para dibujar sus teorías. Ayer el Fondo Monetario Internacional (FMI) vaticinaba que el PIB español se hundiría un 8% -superior al de 2009 (-3,7%)- y el paro llegaría al 20,8% -superior al de 2019 (13,8%)-.

Con el estado de alarma y la obligación de cerrar muchos locales, el sector franquicia -al que pertenecen muchas cadenas de panadería y pizzería- también sufrirá pérdidas. Según un informe de la consultoría Tormo Fraquicias Consulting, que ha intentado arrojar luz en el asunto, la franquicia perderá un 22% de la facturación proyectada para el ejercicio de 2020.

Las cifras

Establecimientos

El 77% de los establecimientos franquiciados han tenido que cerrar (52.688 de 68.426). Solo unos 16.000 se mantienen operativos, pertenecientes principalmente a los sectores de la alimentación, supermercados, panaderías, transporte y determinadas cadenas de restauración que ofrecen entrega a domicilio. Si observamos las cifras agrupando las franquicias en sus correspondientes redes empresariales, el 81% de estas han tenido que bajar la persiana (1.041 de 1.284).

Empleo

El empleo es uno de los mejores resultados que presenta el sector. Un 34% de los empleados que genera el sector (unos 130.000 de 382.607) mantienen activos sus trabajos, siendo la mayoría en el sector de la alimentación y los supermercados.

Facturación

El sector franquicia, formado principalmente por pequeñas y medianas empresas, perderá un 22% de la facturación proyectada para 2020. 5.170 millones de euros que dejarán de percibirse por efecto del coronavirus de los 23.500 millones previstos. Estos se reparten en 1.320 millones de euros en el sector restauración; 1.690 millones de euros en retail; y 2.050 millones de euros en servicios. Sin embargo, la incidencia no es la misma en estos sectores. Mientras que en restauración habrá un 24% de decremento, en retail -incluyendo alimentación- la pérdida será solo de un 13%, mientras que el de servicios será del 41%.

perspectivas-2020-franquicia
© Tormo Franquicias Consulting
impacto-franquicia-2020
© Tormo Franquicias Consulting

 

Las consecuencias

El estudio considera que esta crisis cambiará el panorama del sector. En primer lugar, cree que habrá una recuperación paulatina del consumo y de la demanda, pero los negocios existentes lo tendrán mucho más difícil: aparecerán nuevos competidores que se adapten a los inéditos escenarios -como sucedió en la crisis de 2008- que desplazarán a los actuales actores. Por ello, existirá una mayor competitividad a la hora de atraer clientes, con importantes rebajas en los precios, que exigirá a los comercios que optimicen sus recursos en marketing y comunicación.

Las ventas online y las entregas a domicilio, que también se han disparado por la prohibición de salir a la calle, no solo ha obligado las empresas a ponerse las pilas para habilitarlas -quienes no las tuvieran- y a mejorar sus procesos, sino que pasarán a ser una importante vía de ingresos, y los negocios deberán pivotar sus estrategias hacia ellas, considera Tormo Franquicias Consulting. Todo ello ocasionará que haya más facilidades para encontrar nuevos locales y negociarlos en mejores condiciones.

La consultora señala que este es “un sector con fortaleza y saldrá airoso de la situación”; no obstante, “habrá cierres de franquiciados que no tendrán liquidez suficiente para resistir la situación generada o no querrán solicitar financiación para poder asumirla”, especialmente aquellas centrales de franquicia que no andaban sobradas de fondos.

En conclusión, el estudio extrae que la mayor parte de las empresas encuestadas tienen una “visión positiva” de la situación, ya que a pesar de que entienden que es una situación “muy dura” y que la recuperación será “muy lenta”, será “pasajera”. Así pues, hay consciencia de que el objetivo inmediato no es ganar dinero “a corto plazo”, sino evitar perderlo, aguantar y mantenerse para después enfocarse en la ampliación de los resultados y lograr un fin de ejercicio “equilibrado y ligeramente positivo” que permita enfocar “un futuro mejor”.

Print Friendly, PDF & Email

Leave a Response