close
Consejos para que tu pizza también esté perfecta, al día siguiente

Consejos para que tu pizza también esté perfecta, al día siguiente

A todos nos ha pasado, en más de una ocasión, que pedimos una pizza mediana o tamaño familiar para compartir, porque estamos muy hambrientos y después nos sobra la mitad. Lógicamente, no queremos tirarla y la guardamos en su caja para aprovecharla al día siguiente.

Ahora bien, como la pizza fría pierde toda su gracia, aquí es donde viene el gran dilema: ¿cómo la caliento para que no se quede la masa como un chicle? La mayoría solemos introducirla en el microondas o en el horno. Pero, el resultado no es para nada, el más óptimo. Al contrario, lo que conseguiremos es una porción blanda que nos decepcionará enormemente, nada más darle el primer bocado.

Entonces, ¿qué podemos hacer? Pues, sorprendentemente la mejor solución para recalentar tu pizza, es hacerlo en una sartén antiadherente. ¿A qué no se te había ocurrido antes? Este es el método que mejores resultados ofrece. Te lo explicamos paso a paso:

En primer lugar, deberás colocar la porción fría sobre la sartén y calentarla a fuego medio, durante un par de minutos. Para conseguir una mayor jugosidad añade unas gotas de agua a la base de la sartén, no directamente sobre la pizza, y cúbrela con una tapa durante unos minutos más. El agua creará vapor y conseguirá derretir el queso sin sacrificar la base crujiente de la pizza.

Pues, ¡así de sencillo y útil! Ya lo sabes, la próxima vez que te sobre pizza, ¡recuerda que tu sartén es tu mejor aliada!

 

Print Friendly, PDF & Email

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies