close
Las panaderías que viven del turismo o de la restauración son las más afectadas por la crisis

Las panaderías que viven del turismo o de la restauración son las más afectadas por la crisis

El 70% de los ingresos de estos establecimientos provenia de la restauración, escuelas o caterings

Las pérdidas de facturación en el sector panadero oscilan de media entre el 20 y el 80%, según los datos ofrecidos por los socios de la Confederación Española de Panadería, Pastelería, Bollería y Afines (CEOPAN).

Las panaderías que vivían del turismo o la restauración son las que se más han sufrido la crisis del coronavirus en el sector, así lo ha afirmado Andreu Llagués, presidente de la patronal en Efeagro. Las panaderías de pueblos de segundas residencias “subsistían gracias a quienes pasaban el fin de semana o iban de turismo” y ahora sólo venden a los habitantes del pueblo.

Llagués, ha resaltado la importancia de las panaderías en las zonas rurales y extiende su reconocimiento a los panaderos que cada día se trasladan para llevar el pan y productos básicos a los vecinos de otros pueblos que no tienen estos servicios en durante el confinamiento.

Esfuerzo y reducción de ingresos

Los panaderos cumplen día tras día con su labor para abastecer a la población con los alimentos básicos. Han tenido que adaptarse y adaptar todas las medidas de seguridad e higiene necesarias como la distancia de seguridad o el uso de guantes. Esto se ha traducido en largas colas en los establecimientos, a pesar de que esto no ha repercutido en un mayor nivel de ventas, señala el presidente de CEOPAN.

A pesar de ser un establecimiento de primera necesidad, las panaderías han tenido que reducir su actividad hasta un 60%.  Muchas empresas del sector surten de pan a bares y restaurantes o están ubicadas en lugares estratégicos cerca de universidades o centros culturales de los que se recibían muchos ingresos.

El 70% de la facturación del sector panadero provenía de restaurantes, escuelas o empresas de catering, por lo que la suspensión de clases y las restricciones en la restauración han reducido notablemente las ventas y los ingresos del sector.

Más flexibilidad en las ayudas

El responsable de la Confederación señala que la mayoría de los  ERTES presentados por el sector han sido aprobados. De todos modos, reclama mayor flexibilidad por parte del Gobierno para que las “deudas no agobien a las empresas”. Se refiera a las medidas adoptadas temporalmente como la financiación de los ERTE, los avales ICO o el aplazamiento de los impuestos y la suspensión de las cotizaciones a la Seguridad Social.

“Queremos equilibrar las plantillas porque si no, no se puede salir”, argumenta Llagués, quien advierte que si las empresas cierran, la administración pública tampoco podrá recaudar.

Terpan

Print Friendly, PDF & Email

Leave a Response