close
La historia detrás del Roscón

La historia detrás del Roscón

15 diciembre, 2017

A medida que se acerque el 6 de enero los escaparates de panaderías, pastelerías, confiterías… tienen un elemento fijo e inconfundible: el Roscón de Reyes. Y no solo lo encontramos en España, como es el caso del roscón clásico o del Tortell de Reis catalán, también los localizamos en otras latitudes aunque, por supuesto, varía el nombre, las masas, los adornos o los complementos… pero lo que es común es la redondez y las fechas. Fuera de aquí encontramos la Torta de Epifanía mexicana, la ‘Galette des rois’ francófona o el ‘Bolo Rei’ portugués o la ‘Vasilopita’ griega.

roscon-frances

Todo lleva a pensar en la adoración de los Reyes Magos, al fin y al cabo la tradición que ha llegado hasta nuestras fechas es que se consume como desayuno, postre o merienda durante el día de Reyes… pero su origen se remonta, miles de años atrás, a la celebración del solsticio de invierno y que poco a poco los días comenzarían, a partir de ese momento, a tener más horas de luz. De hecho, según la enciclopedia británica y fuentes de bibliografía católica, se relaciona con la tradición romana, por supuesto pagana, de la celebración de las saturnales. Era una semana de conmemoración del nacimiento del dios Saturno, del Sol, que se alargaba, durante una semana, del 17 al 23 de diciembre. No fue hasta el año 354 d.C. cuando comenzó a festejarse el nacimiento de Jesús el 25 de diciembre y poco tiempo más tarde la epifanía empezó a convocarse el 6 de enero, día en el que los cristianos occidentales celebran la Adoración de los Reyes Magos. En cambio, los cristianos ortodoxos de los países del Este de Europa conmemoran el bautismo del niño Jesús.

roscon-mexicano
Torta de epifanía

Las saturnales romanas

Incluían la degustación de tortas de pan, que tenía forma redonda, hechas a partir de calabaza, miel, higos y dátiles.Y al parecer fueron, precisamente, los romanos quienes iniciaron la costumbre de esconder un haba seca en la masa del pan.

Ya dentro de la tradición cristiana católica la costumbre de la rosca se asentó durante la Edad Media en Francia y en España. En México la tradición fue introducida en el siglo XVI y el haba fue sustituida por uno o varios muñecos hechos de porcelana que, hoy, con frecuencia, son de plástico. En España se cree que fue Felipe V quien importó de Francia la costumbre de meter una moneda en el roscón, como premio.

Originalmente era quien encontraba la haba, signo de buena forturna, era proclamado rey, en tono burlesco, durante un día. Hoy, entre figurita y haba, lo que suele ocurrir es que quien encuentra la figura se queda con la corona del roscón y quien extrae el haba… se queda con la cuenta.

Print Friendly, PDF & Email

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies