close
La tapa avanza hacia la declaración de patrimonio cultural inmaterial sin mención al pan

La tapa avanza hacia la declaración de patrimonio cultural inmaterial sin mención al pan

23 febrero, 2018

En mayo de 2016 el gobierno español anunció que la tapa aspiraría a ser incluida en la lista de patrimonio cultural inmaterial de la Unesco. En ese camino deben cumplirse varias fases y el viernes 16 de febrero se publicó en el Boe la incoación o inicio del expediente para la declaración de la cultura tradicional de las tapas como manifestación representativa de patrimonio cultural inmaterial. El proceso, que cuenta con un cronograma de 5 fases ya ha completado varias de ellas pero aún faltan otras que alargarán el proceso casi hasta abril de este año.

Fases completadas Fases pendientes
– Preparación de la documentación exigida por la Ley.


– Solicitud de informes previos a instituciones consultivas especializadas.


– Presentación de la propuesta al Consejo de Patrimonio Histórico.


– Resolución de incoación  y publicación en el BOE.

– Apertura de la fase de información pública (20 días). En proceso.

– Anotación preventiva de la Manifestación en el Inventario General.

– Apertura del trámite de audiencia a los interesados (10 días).
     
– Elevación al Consejo de Ministros para su aprobación por Real Decreto.

– Una vez aprobado, publicación del Real decreto en el BOE. Fin del proceso.

 

Origen y difusión

Tal como reza la publicación para la declaración de patrimonio cultural, en la que ha participado la Real Academia de Gastronomía, “parece haber una cierta coincidencia en buscar el origen del tapeo en Andalucía a finales del siglo XIX o principios del siglo XX. En la revista ‘La Alhambra’, publicada en Granada en 1911, aparece la primera referencia documental a las tapas.”

Aunque hoy la difusión de la tapa es amplia en todo el territorio español e incluso fuera de sus fronteras se apunta a la posguerra civil como un periodo en el que se recurría al bar como alternativa de ocio económico y a la tapa como alternativa culinaria de bajo precio frente al restaurante.  Se apunta el bar o las tabernas como los espacio de ocio de las clases populares que, finalmente, son las responsables de su generalización.

Diversidad gastronómica

La configuración de la tapa ofrece “una diversidad de productos, elaboraciones y presentaciones con sensibles diferencias entre las diferentes regiones. Tan importante es la tapa en sí, como el tapeo entendido como el acto social de ir a consumirla.

Las tapas se han convertido en uno de los elementos más representativos de la identidad no ya solo alimentaria, sino cultural de nuestro país, adquiriendo un gran reconocimiento internacional que las asocia ya de una manera indisoluble a lo español. Se ha convertido en uno de los elementos más representativos de la imagen exterior de España y se ha configurado como uno de los elementos más característicos y populares de algunas ciudades y territorios. Las tapas responden a una parte importante de la vida cotidiana y de la dieta española y, desde ese punto de vista, son un elemento fundamental del patrimonio cultural inmaterial”.

¿Sin mención al pan?

El pan, una elaboración gastronómica en sí misma que precisa de profesionales especialistas para obtener un óptimo resultado, es una de las bases de la tapa o su acompañamiento imprescindible pero, sin embargo, no recibe ninguna mención específica en la información realizada para el trámite de declaración de la tapa como patrimonio cultural inmaterial.

La de tortilla, la más vendida

Print Friendly, PDF & Email

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies