close
Las frituras reinan en carnaval

Las frituras reinan en carnaval

Hoy el carnaval no tiene el mismo significado que hace un siglo. Entonces marcaba, tras la fiesta, el inicio de la cuaresma, la época en que los cristianos se abstenían de comer carne roja como sacrificio personal frente al sacrificio de Jesús en la cruz. La cuaresma comienza el miércoles de ceniza y acaba a la ‘hora nona’, sobre las 3 de la tarde, del jueves santo. Hoy, llamado carnaval, ‘entroido’, ‘antrojo’, ‘antroxu’… es una celebración que simboliza la libertad y que revive tradiciones antiguas, basadas en la purificación y la renovación, a la vez que se van creando nuevos usos. Los disfraces, que durante siglos se limitaron a personajes repetidos año tras año como los cigarrones del ‘entroido’ de Verín o los guirrios, guirrias, sidros o zamarrones… o que se resolvían con simples máscaras y una capa han pasado ser sofisticados atuendos que, normalmente, se relacionan con la actualidad social o con personajes de moda salidos de series de televisión o del cine. Ya no se busca tanto el anonimato que permite el disfraz gracias a la máscara sino conseguir un maquillaje y peluquería que consiga completar el efecto de la indumentaria.

Dulces de siempre

Atuendos aparte, lo que no cambia son los dulces. Los de carnaval reinan siglo tras siglo con recetas prácticamente inalteradas. Hay actualizaciones ¡cómo no! sobre todo al incorporar un algún ingrediente aromático, al crear las formas o en el uso de combustible líquido que permita la fritura. Grasa de cerdo, manteca de vaca y aceite de oliva o de girasol son la clave para conseguir la esponjosidad, la ternura o el crujiente en las diferentes formas que se pueden disfrutar en toda Europa. La razón parece que no es otra que los dulces de carnaval básicamente son de origen casero… y siglos antes no todas las casas contaban con un horno. La sartén era, pues, el recipiente para cocinarlos y, con ella, las grasas eran las que aportaban la cocción precisa.

Los postres de la pantagruélica merienda carnavalera se caracterizan por ser contundentes, densos, sabrosos, adictivos… es difícil comer solo uno. De los que se hacen a la sartén en España hay varios ejemplos: la torrija; los ‘freixós’, ‘frixuelos’ o ‘frayuelos’; los buñuelos; los picatostes; las casadiellas; las flores; las orejas, hojuelas u orelletes… cada región tiene su especialidad pero lo que todos tienen en común es una base harinera. El pan, como ingrediente, es clave en torrijas y picatostes, por ejemplo.

Tradiciones comunes

Pero lo que resulta especialmente llamativo y unificador es que los dulces de masa frita son comunes en toda Europa: en Italia los ejemplos son casi innumerables pero se puede nombrar los ‘chiacchiere’, los ‘arancini’, ‘rose di carnevale’, ‘cenci’ y ‘frittole’. En Alemania encontramos ‘krapfen’ y ‘pfannkuchen’; en Portugal ‘coscorões’; en Francia ‘bugnes’; en Rusia ‘khvorost’; y en Polonia ‘faworki’. Y probablemente haya muchos más ejemplos. ¡Feliz carnaval a todos!

Print Friendly, PDF & Email

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies