close
No hay verbena sin coca

No hay verbena sin coca

22 junio, 2017

La noche del 23 de junio es la verbena de San Juan. Se celebra el solsticio de verano o solsticio vernal en el que, en el hemisferio boreal el día es más largo y la noche más corta. En Cataluña es tradición recibirlo con hogueras, agua, petardos, cava y coca. “Es una celebración marcada por la llegada del verano y la gente celebra la verbena. Es una celebración muy arraigada en todo el Mediterráneo y la gente compra la coca. Si hace calor se la come fuera. Si es un día de lluvia se la come dentro. Una coca y una botella de cava es algo que a todo el mundo, más o menos, le apetece. No es excesivamente caro… no tiene un protocolo como una cena. Es fácil montar una verbena tanto si es como con amigos, como en el barrio… cualquier entorno social es bueno para la verbena” ha explicado a P&P Elies Miró, pastelero y presidente del Gremi de Pastisseria de Barcelona i Província.

“No tenemos bien documentado el origen. Es una tradición antigua que parece ser que viene de la cultura del Mediterráneo, del mundo árabe pero no tenemos la constancia exacta de dónde y cómo empezó. Lo que sí sabemos es que está relacionada con el solsticio y con la recogida de cereales” señala Miró.

Hasta 1,7 millones de cocas artesanas
San Juan tiene su propia coca, la de fruta confitada y piñones, pero cada vez se amplía más la oferta: rellenas de nata o de trufa, de crema, con almendra y azúcar, de chicharrones (llardons)… la coca no falta. “Se ha ido transformando y las pastelerías hemos ido incorporando rellenos de nata, de trufa o de crema que forma parte de la cultura más pastelera. Hemos convertido la coca en un pastel” indica Miró.

En la verbena de 2017, según datos del ‘Gremi de Pastisseria de Barcelona i Província’ se comerán cerca de 1,7 millones de cocas artesanas de pastelería; un 1,5% más que en 2016.

 

Foto: Gremi de Pastisseria de Barcelona i Província
Print Friendly, PDF & Email

Leave a Response