close
Los panaderos sí se pueden acoger al ERTE

Los panaderos sí se pueden acoger al ERTE

panaderos-erte

Aclaramos las dudas que han aflorado en el sector en relación al Expediente de Regulación Temporal de Empleo

La cuestión sobre si los panaderos pueden acogerse al ERTE (Expediente de Regulación Temporal de Empleo) al ser considerados un negocio de primera necesidad ha ido abriendo interrogantes a medida que avanzaban las semanas del estado de alarma.

Aquellos que tengan un negocio panadero sí pueden acogerse al ERTE y mandar a los trabajadores a casa alegando que se trata de un expediente “por fuerza mayor”, es decir, que la causa directa de las pérdidas económicas sea el COVID-19.

La complicación en las panaderías surge porque pueden seguir trabajando -a diferencia de los negocios de restauración, que están obligados a bajar la persiana-. Aunque no lo hacen a plena potencia, porque se han visto obligadas a cerrar la zona de degustación y no tienen restaurantes donde vender pan, el hecho de poder seguir facturando dificulta justificar el ERTE ante las autoridades autonómicas.

Muchos negocios panaderos se han planteado solicitar o ya han tramitado un ERTE porque la caída de los ingresos está siendo entre “el 60% y el 80% para las panaderías”, afirma Andreu Llargués, presidente de CEOPPAN, especialmente aquellos que los basan en la venta a restauración, degustación en el local, o en el consumo de grupos de trabajadores y estudiantes. Por ello, el argumentario que están presentando muchas empresas del sector pasa por alegar que “el cierre de la zona de degustación, así como de los restaurantes por el estado de alarma dificulta mantener el negocio”, y que por ello se ven “forzados a mandar a sus trabajadores a casa”, explica Antonio Caballero, abogado laboralista del Gremi de Flequers de la Província de Barcelona. El despido temporal del trabajador durará hasta que termine el estado de alarma.

Alternativas al ERTE

El Expediente de Regulación Temporal de Empleo, según Caballero, no es la primera opción para afrontar la crisis del coronavirus. “Existen alternativas menos intrusivas como hacer una reducción de jornada, pactar unas vacaciones o abrir una bolsa de horas que los trabajadores vayan devolviendo poco a poco una vez haya finalizado el estado de alarma” -similar al permiso retribuido recuperable que ha aprobado el Gobierno-, afirma.

Los ERTE requieren un tiempo para tramitarse y que las autoridades laborales los aprueben. En el caso del estado de alarma, uno de los nuevos Real Decreto-Ley permite una modalidad de expediente que al ser “por fuerza mayor” no necesita pasar por un grupo sindical de trabajadores de la empresa, por lo que el proceso se acelera. Aún así, sigue requiriendo un margen de tiempo. “En nuestro caso, los ERTE de panaderos que estamos tramitando están tardando más de una semana en resolverse”, asegura Caballero, ya que las autoridades “están saturadas” evaluando decenas de miles de peticiones al día.

Además, no todos los ERTE tienen porqué aprobarse. En el caso del Gremi, han conseguido aprobar un 10% de ellos, aunque esto no significa que el resto que hayan sido rechazados, sino que muchos están en trámite.

Características del ERTE por fuerza mayor

Los ERTE por fuerza mayor son una medida menos conocida por los empresarios y todavía tiene “muchos peligros”. “Se están tramitando muchos ERTE sin tener claras las consecuencias”, cuenta Caballero. Según el abogado, existe la posibilidad que a la velocidad a la que se están solventando, se den por buenos algunos de estos expedientes sin todas las garantías, y que más adelante -al ser la justificación del argumentario de la panadería más complejo que el de restauración y hostelería-, Inspección de Trabajo considere que el ERTE no era correcto y pueda llegar a poner multas o a pedir consecuencias penales, un escenario que todavía es incierto y cambia cada día.

En los ERTE por fuerza mayor, el empleado pasa a cobrar el 70% del salario sin tener que trabajar, un dinero que proviene del Estado. Aunque normalmente el empresario debe pagar la cuota de la seguridad social, uno de los nuevos Real Decreto-Ley permite que no la pague; a cambio, este debe comprometerse a mantener la relación laboral con el trabajador durante 6 meses, una condición que muchos negocios no saben si podrán cumplir por las dificultades económicas que puede traer esta crisis.

Print Friendly, PDF & Email

1 Comment

Leave a Response