close
Salvar la Pascua en tiempos de coronavirus

Salvar la Pascua en tiempos de coronavirus

salvar-la-pascua-coronavirus

El sector pastelero sufre una fuerte caída en las ventas por el confinamiento, pero busca alternativas para que la Pascua pueda seguir celebrándose

Después de semanas preparando la campaña de Semana Santa, el coronavirus ha puesto en peligro la temporada de Pascua, que para el sector pastelero supone “entre un 25% y un 35% de facturación anual”, explica Elies Miró, presidente del Gremi de Pastissers de Barcelona, en una entrevista en Catalunya Ràdio.

“Entre un 70% y 80% de las pastelerías se han mantenido abiertas porque nos regimos por la misma condición que los panaderos y estamos considerados una actividad indispensable”, cuenta Miró en la conversación. El problema es “que no tenemos clientes”, subraya. Aquél que se dedica exclusivamente a la pastelería “ha bajado la facturación un 90%. “Los que tienen pan están aguantando un poco mejor el golpe, porque el pan es un producto del día a día”, afirma.

¿Compra la gente más dulces ahora que están confinados en casa? “No. La gente coge croissants, magdalenas, carquiñoles, melindres y cosas económicas para pasar mejor la cuarentena”, dice.

Salvar la Pascua

Para salvas la temporada de Pascua y hacer que los ahijados reciban la mona de sus padrinos, las pastelerías han buscado alternativas para hacer llegar estos dulces a los consumidores. Un recurso popular ha sido crear un catálogo en PDF con imágenes de las monas para que el cliente pueda verlas, encargarlas y pasarlas a recoger en la tienda. Este ha sido el caso, por ejemplo, del forn Forn Sans de Vila-seca o Obradors dels 15 de Barcelona.

“Nuestro sector es muy de tú a tú, de venir a la tienda que el padrino y el ahijado elijan la mona. Esta celebración se ha roto totalmente. Por ello, desde el Gremi hemos intentado que todo el mundo pueda arreglar una página web donde exponer las monas y elegirlas desde casa sin romper el confinamiento. A partir de aquí, desplazándose a las pastelerías -en la medida de lo posible- o a las casas de los clientes, para llevar este punto de dulzura a los hogares”, cuenta Miró. Otros más habilidosos con la tecnología se han aventurado a abrir una tienda online, como el forn Sistaré de Tarragona, que ha contratado una empresa local de entregas para hacer los repartos.

Por su lado, el Gremi de Pastissers de Lleida ha creado “un perfil en Instagram llamado ‘Pasqua des de casa’ donde se pueden encontrar las pastelerías que ofrecen entrega a domicilio. El objetivo de la iniciativa es acercar la festividad a las casas para que no se pierda la ilusión de recibir la mona. Con este perfil quieren “dar un paso adelante en un acto de responsabilidad para todo el mundo”, cuentan.

El chef pastelero Oriol Balaguer explica que sus monas de Pascua, “al ser creativas y de diseños, pasado Reyes ya empezamos a diseñarlas. Teníamos un volumen de piezas artesanales hechas. Se están vendiendo. Al final confían en nosotros. O lo llevamos a sus casas o los clientes vienen a recogerlo por las mañanas”.

Salva

 

Print Friendly, PDF & Email

Leave a Response