close

¿Qué tiene que ver Hernán Cortés con la historia del pan?

estatua-hernan-cortes

La respuesta se encuentra en la historia del pan de México; concretamente en un negro horro o liberto bautizado con el nombre de Juan Garrido que servía a Hernán Cortés. Según se recoge en el libro ‘El pan nuestro de cada día. Sus orígenes, historia y desarrollo en México’ escrito y documentado por Sonia Iglesias y Cabrera, y por Samuel Salinas Álvarez, y editado por Canainpa en 1997, Garrido llegó a México acompañando al conquistador procedentes ambos de Cuba. Como reconocimiento a su labor tras la batalla que tuvo lugar el 30 de junio de 1520 entre españoles y mexicas, en la que ambos bandos perdieron muchos hombres. Tras la batalla Garrido dio sepultura a los soldados españoles y se cree que gracias a esto en 1521 Garrido se convirtió en beneficiario de un solar situado entre Chapultepec y Tlacopan que había sido adjudicado a Cortés por el emperador Carlos V.

La tradición mexicana dice que Juan Garrido plantó en ese terreno el primer trigo que se sembró en el país procedente de 1 de los 3 granos sueltos de trigo que encontró en unos sacos de arroz llevados desde el Puerto de Veracruz. Esa primera “siembra” dio 47 espigas, dicen los documentos históricos, gracias a las cuales en 1524 se produjo el primer pan de trigo que se hizo en México.

Se cree que Juan Garrido era sudanés o bantú porque los africanos de estas étnias eran los más apreciados por los traficantes europeos de esclavos. Tenía unos 18 años cuando se incorporó a las fuerzas de la conquista. Se sabe que vivió en Santo Domingo y varias islas del Caribe antes de llegar a Cuba, donde entró al servicio de Cortés. Cuando llegaron a la Nueva España, hoy México, se le concedió la libertad. En México se casó, no se sabe con quién pero a buen seguro no fue con una mujer de ascendencia europea ya que le estaba prohibido. Tuvo 3 hijos. A pesar de ser liberto no podía acceder a ningún cargo de gobierno ni ser dueño de hacienda. Se dedicó a la panadería con el trigo que cosecha en las parcelas de las que era beneficiario; trigo que molía él mismo o que enviaba a los molinos de Tacubaya. Murió en la miseria.

Print Friendly, PDF & Email

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR