close

Como alimento y como medicina

hipocrates

Puede sorprender que el pan también esté ligado a la historia de la medicina. El ser humano siempre se ha fijado en el efecto y las aplicaciones de los productos orgánicos… y el pan no es una excepción. Las civilizaciones antiguas no desperdiciaban ni una miga de este poderoso bien alimenticio aunque estuviese cubierto de moho. De hecho, se convirtió, miles de años antes de descubrir la penicilina, en una primitiva forma de antibiótico.

Varias fuentes de la historia de la farmacopea y de la farmacología indican que hace más de 2.000 años en China, Grecia, Serbia, Egipto y otras antiguas civilizaciones, se utilizaba el pan mohoso para tratar las heridas infectadas. Algunas fuentes históricas indican que los soldados griegos llevaban a la batalla un pan mohoso para tratar las heridas. Los griegos, al igual que los antiguos serbios o en la China milenaria prevenían las infecciones de las heridas presionando la miga de pan mohoso.

En Egipto, en cambio se empleaba la corteza mohosa de pan de trigo para curar las infecciones del cuero cabelludo y en las pústulas. Los egipcios se afeitaban la cabeza, que cubrían con elaboradas pelucas y era fácil hacerse cortes que pudiesen infectarse.
Hoy ya se conoce el por qué era eficaz en ocasiones la aplicación de esos panes medicinales… pero no es de extrañar que en su momento se les atribuyese ciertas propiedades divinas

Print Friendly, PDF & Email

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR