close

Un Kulich ruso para la Pascua

20 marzo, 2018

La Pascua ortodoxa guarda una deliciosa tradición en forma de pastel: el Kulich. Es un pan dulce que se hornea y bendice durante las celebraciones de la Semana Santa y que el resto del año es un pan para tostar o para los desayunos, meriendas o postres. ¿Te animas con un Kulich?

Ingredientes

Para la masa Para el glaseado
250 g de leche
125 g de agua tibia
10 g de azúcar
8 g de impulsor
1,5 kilos de harina
5 huevos
5 g de sal
125 g de mantequilla en pomada
10 ml de extracto de vainilla
25 g de ralladura de limón
500 g de pasas
85 g de azúcar glas
1 cucharada de jugo de limón recién exprimido
fideos de colores


Elaboración
Comenzamos calentando la leche. Hay que hacerla hervir y después se retira del fuego para que quede tibia. En un bol grande se vierten el agua, los 10 gramos de azúcar y el impulsor. Se mezcla bien con la ayuda de una espátula o un batidor. Después se añaden la leche y 250 gramos de harina. Se bate hasta que quede una masa de textura muy suave. Se cubre con un paño húmedo y se deja reposar en un lugar cálido y seco hasta que haya fermentado (aproximadamente 1 hora).

En otro bol se baten los huevos. Se les añade, gradualmente, la sal y 120 gramos de azúcar. Se bate hasta que la mezcla quede bien ligada y con un punto esponjoso Después se le añade la mantequilla, el extracto de vainilla y la ralladura de limón.

Esta mezcla se añade, junto con las pasas, a la de la leche. Tiene que quedar bien mezclada. Poco a poco se va añadiendo el resto de la harina hasta que quede una masa muy suave. Cuando se ha conseguido se vierte la masa sobre la superficie de trabajo enharinada y se amasa hasta que quede suave y elástica (aproximadamente unos 10 minutos). Después se coloca en un molde engrasado y se pinta la parte superior con mantequilla derretida. Se tapa con un paño y se deja en un lugar seco y cálido, a temperatura ambiente, hasta que doble su tamaño (aproximadamente unos 45 minutos).

Pasado ese tiempo, sobre una superficie enharinada, se voltea la masa hacia abajo y se vuelve a amasar hasta que quede suave. Después se divide en 4 porciones iguales y se forma una bola con cada una de ellas. Se colocan en latas altas engrasadas y con un molde de papel vegetal. Se pinta la parte superior con mantequilla derretida. Se cubren y se dejan a temperatura ambiente en un lugar seco y cálido hasta que tripliquen su tamaño y la masa llegue a la parte superior de las latas (entre 25 y 30 minutos).

Mientras eso ocurre precalentamos el horno a 180 ºC. Cuando la masa de los moldes esté en su punto los horneamos a 180 ° C de 30 a 35 minutos. Pasado ese tiempo se retiran y se sacan de los moldes. Se van girando a medida que se enfrían sobre una rejilla. Cuando hayan enfriado se les da el toque final con el glaseado.

Para glasear

Para hacer el glaseado se pone el azúcar, el jugo de limón y 100 mililitros de agua en una olla pequeña y dejamos que hierva. Cocinamos a fuego lento durante 10 o 15 minutos. La mezcla tiene que espesar un poco. Después se vierte sobre los Kulich. Para repartir bien el glaseado nos podemos ayudar con un pincel de silicona. Después se decora con fideos de colores, por ejemplo, o con confeti comestible de adorno. Hay que dejar que el glaseado se enfríe y solidifique el glaseado antes de servir. ¡Feliz Semana Santa!

Print Friendly, PDF & Email

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies