close

Pan de epifanía o rosca de Reyes mexicana

pandereyesmexicano

La tradición del roscón de Reyes se sigue en muchos países… en México también se llama ‘Pan de epifanía’ y tiene unas interesantes particularidades. Cuando está a punto de llegar la noche más mágica del año para los más pequeños ¿quieres sorprender con esta propuesta de elaboración llegada del otro lado del Atlántico? Se puede hacer de un día para otro… o en el mismo día. Todo depende del tiempo de que dispongamos.

Ingredientes (para 15 raciones)

Para la masa

500 g de harina de fuerza

4 huevos (han de estar a temperatura ambiente)

Ralladura de 1 naranja

80 g de azúcar

½ cucharadita de sal (3 g aprox)

¼ de cucharadita de semillas de anís machacadas en el mortero con una cucharadita de azúcar

11 g de levadura seca (1 sobre)

100 ml de zumo de naranja

200 g mantequilla a temperatura ambiente o punto de pomada

Para los costrones de decoración

230 g de harina

115 g de azúcar glas

2 g de sal aprox (¼ de cucharadita)

100 g de mantequilla a temperatura ambiente o punto de pomada

Higos, tiras de fruta escarchada de color rojo y verde, naranja confitada, cerezas… (al gusto)

Elaboración

Disolvemos la levadura seca en un poquito de agua caliente (no puede llegar a quemar) con 6 gramos de azúcar (es una cucharadita aproximadamente). No puede quedar ningún grumo. Se deja reposar durante unos 10 minutos y cuando esté espumando ¡ya se puede utilizar!.

En un cuenco echamos la harina, el azúcar, la sal, la ralladura de naranja, las semillas de anís y mezclamos todo muy bien. A continuación se añaden los huevos, el preparado que hemos hecho con la levadura y tras este echamos el zumo de naranja. Se mezcla todo con movimientos suaves pero constantes hasta que quede una masa suave y uniforme. A continuación añadimos la mantequilla a punto de pomada. Amasamos todo a mano durante unos 20 minutos… o hasta que quede una masa suave y elástica que no se pegue ni a la superficie de trabajo ni a las manos. Si queda un poco líquida, para acabar de unir la masa, se puede añadir, poco a poco, más harina.

A continuación se tapa con film de cocina y se deja reposar en un punto caldeado hasta que haya doblado su tamaño (normalmente esto tarda entre 1 y dos horas). Cuando haya crecido la podemos reservar, tapada, en el frigorífico para amasarla al día siguiente (si lo hacemos así antes de amasarla hay que dejarla reposar un rato hasta que pierda el frío del frigorífico y vuelva a crecer) … o la dejamos dos horas y cuando haya doblado lo suficiente la amasamos. Para ello enharinamos la superficie de trabajo, que no puede estar fría, y volcamos en ella la masa. Extendemos la masa con la ayuda de un rodillo hasta llegar a formar un rectángulo. Después se enrolla por la parte más alargada. El rollo de masa tiene que quedar bien apretado. Después, se unen los dos extremos, haciendo que una punta  ‘abrace’ a la otra.

A continuación se preparan los crostones que se tienen que colocar sobre la rosca. En un cuenco se mezclan los ingredientes (la harina, el azúcar glas, la sal y la mantequilla a punto de pomada). Cuando esté todo mezclado de forma homogénea se forma una bola que se deja reposar durante 20 minutos en el frigorífico. Pasado ese tiempo se divide en 4 bolas que se extiende, cada una de ellas, con la ayuda del rodillo. Basta con aplastarlas. Los crostones aplastados se colocan sobre la rosca. Normalmente uno de los crostones se pone sobre el punto de unión de la rosca para taparlo ;-).

Después se pintan la rosca y los crostones con huevo batido. Se decora con la fruta y se deja reposar a temperatura ambiente (que esté más bien caldeada) hasta que dobla su tamaño (esto ocurre, más o menos, en unos 45 minutos).

Seguidamente precalentamos el horno a 190 ºC durante 10 minutos antes de empezar a hornear. Cuando ya está caliente salpicamos un poco de azúcar sobre los crotones y metemos a hornear la rosca. Se hornea durante 20 minutos a 190 ºC, con calor por arriba y por abajo, o hasta que se vea dorada y cocida (conviene echar un vistazo a la base para comprobar que se ha cocido bien). Cuando esté lista se deja enfriar ¡y ya se podrá comer! ¡Feliz día de Reyes!

 

Print Friendly, PDF & Email

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR