close

Una versión de farinata o fainá

farinata-home

La llaman la ‘crêpe’ italiana. Su origen se sitúa en la Génova de la Edad Media y es muy peculiar porque, además de crujiente, su color, sabor y textura son muy especiales. La razón no es otra que su alto contenido en harina de garbanzos. Aunque originalmente se consumía como alternativa al pan hoy en día lo más frecuente es encontrarla en un formato tipo pizza. De hecho, las bases panarias con leguminosas ya se degustaban en la Antigüedad en Grecia y Roma.

Ha trascendido las tierras genovesas, incluso ha cruzado el Atlántico, para llegar a ser un plato de fuerte arraigo en las pizzerías argentinas. Lo tradicional es que sean de mozzarella de vaca, orégano, ajo y perejil y se degusta con vino tipo ‘moscato’. En Buenos Aires (Argentina) y Montevideo (Uruguay) lo típico es comerla con una porción de pizza encima. Es lo que llaman ‘pizza a caballo’.

Aquí presentamos una receta profesional firmada por Mari Cruz Barón, que fue publicada en Newspa nº 146, y cuyas proporciones se pueden adaptar para una producción más casera si es necesario. Basta un pequeño cálculo. Muy interesante: Puede conservarse varios días en la nevera 😉

Ingredientes
1,5 Kg de agua
250 g de harina de baja fuerza
750 g de harina de garbanzos
20 g de sal
100 g de aceite de oliva
Para el relleno: tomate, mozzarella, cebolla rellena, setas y champiñones

Elaboración
En un bol se mezclan las harinas y la sal. A continuación se agrega, poco a poco, el agua sin parar de remover hasta que quede una masa uniforme. Cuando esté lista se añade el aceite de oliva. Se vuelve a mezclar y se tapa. Es importante que repose durante un mínimo de 4 horas.

Transcurrido este tiempo aparecerá una capa de espuma en la superficie que se debe retirar. Se puede hacer con una cuchara. Después se mezcla de nuevo toda la masa. Puede sacarla con una cuchara y entonces mezclar de nuevo toda la masa.

Precalentar el horno a 250 ºC. En un molde antiadherente de pizza pondremos una generosa capa de aceite. Una vez listo se calienta en el horno. Cuando esté bien caliente se vierte la masa de la ‘farinata’. Se precuece durante unos 5 minutos y se retira del horno.

Es el momento de rellenarla al gusto. En este caso se ha utilizado tomate, mozzarella, cebolla rellena, setas y champiñones.

En cuanto esté rellena se vuelve a meter en el horno. Se deja cocer durante 10 minutos y ya se puede sacar.

Print Friendly, PDF & Email

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR