close
Un pan de calçots

Un pan de calçots

22 noviembre, 2019calçotsreceta
pan de calçots

Esta receta combina dos tradiciones gastronómicas catalanas muy apreciadas por todo el mundo: el pan artesano y los ‘calçots’.

Los calçots constituyen toda una institución gastronómica en Cataluña. Las cebollas alargadas originarias de Vic son un plato imprescindible en las reuniones familiares y de amigos cuando es temporada, y no hay costillada sin el perfume dulce de los calçots tostándose en el fuego.

Al mismo tiempo, el pan artesano es una tradición catalana insubstituible, y en nuestro país todo el mundo tiene claro que la textura y el sabor de un buen pan son el compañero ideal para cualquier comida. Con esta receta, os propongo unir estas dos tradiciones tan arraigadas en una especialidad que os hará chuparos los dedos.

Por un lado, haremos los calçots. Ya sabéis: mejor con setas, cocinados al fuego vivo hasta que ‘lloren’ y, después, a reposar envueltos en papel sobre una teja. A continuación, los cortaremos.

Para el romesco, tampoco tengo que explicaros gran cosa: cada casa hace su propia salsa con el toque especial que la hace única. En cualquier caso, os he indicado la fórmula que yo utilizo.

Ingredientes
Masa

1.000 g harina de fuerza 320W,

22 g sal,

150 g levain,

5 g levadura,

600 g calçots escalivados,

600 g tomate escalivado,

150 g pimiento rojo escalivado,

50 g ñora,

5g ajos escalivado,

70 g almendra tostada marcona,

30 g avellana negrita,

c/s pimienta,

c/s aceite de oliva.

Romesco

1 cabeza de ajos escalivados,

100 g almendra tostada,

5 tomates escalivados,

1 pimiento rojo escalivado (o ñora),

80 g aceite,

20 g vinagre,

1 rebanada de pan tostado c/s sal.

Elaboración

Y ahora sí, vamos a lo que nos importa. Para hacer el pan, amasaremos los ingredientes hasta conseguir una masa suficientemente extensible. A continuación, la dejaremos reponer durante entre 60 y 90 minutos y, después, la dividiremos en piezas de 500 gramos, que bolearemos suavemente.

Después, las dejaremos reposar durante 10 minutos y formaremos piezas redondas, que dejaremos fermentar hasta que doblen su volumen.

En este punto, ya podemos cocer al horno. Empezaremos a 230 °C con vapor y después bajaremos la temperatura hasta los 195 °C. En total, el tiempo de cocción se situará entre los 20 y los 35 minutos.

Y ya está, ya tenemos nuestro pan de calçots preparado para consumir. Cuando lo probéis, notaréis una agradable sensación: la combinación de dos sabores tan familiares, tan arraigados y tan vinculados a los buenos momentos que pasamos con nuestros seres queridos que os hará sentiros en casa.

‘Pa amb calçots’ de Newspa nº 200. Receta de Juan Carlos Roche.

Print Friendly, PDF & Email