close

Un pan de calabaza hecho para Halloween

pan_calabaza_halloween_Toni_Gutierrez-01

Celebramos la llegada de la “estación oscura”, el año nuevo celta, con castañadas, magostos, amagüestos, disfraces, fiestas y, por supuesto, dulces y comidas. Este año proponemos un pan de calabaza de corteza suave pero crujiente de nuestro colaborador Toni Gutiérrez. Su miga es densa pero  muy hidratada y sabrosa, con un retrogusto justo al ingrediente protagonista: la calabaza. Tostado tiene un efecto muy interesante porque la miga siempre permanece jugosa. Solo o acompañado de quesos y embutidos conforma un bocado nutritivo que siempre reconforta porque, además, a la semana ¡sigue buenísmo!.

Ingredientes:

500 g de calabaza
500 g de harina de fuerza
15 g de levadura fresca
25 g de miel
8 g de sal
Elaboración:

Empezamos cociendo la calabaza. Ponemos al fuego una olla con agua y sal, pelamos y troceamos la calabaza. Cuando el agua rompa a hervir añadimos la calabaza y bajos al fuego durante 20 minutos. Pasado ese tiempo escurrimos bien la calabaza y reservamos el agua de la cocción. Trituramos la calabaza hasta obtener un puré, reservamos y dejamos enfriar.

Cuando esté tibia, ponemos en un bol 60 mililitros del agua de la cocción y añadimos la levadura. Removemos hasta que se disuelva, añadimos la miel y volvemos a remover. Reservamos.

En un bol grande ponemos la harina y la sal, mezclamos bien, añadimos el agua con la levadura y el puré de calabaza. Mezclamos hasta conseguir una masa pegajosa, si utilizamos amasadora, pondremos la masa en ella y amasaremos a velocidad media unos 6 minutos. Si amasamos a mano, pondremos harina sobre una superficie limpia y seca y amasaremos a mano unos 12 minutos hasta obtener una masa elástica y homogénea.

Boleamos y ponemos la masa en un bol. Cubrimos con film en contacto con la masa para evitar que se seque en exceso. Tapamos con otro trozo de film el bol y lo dejamos en la nevera unas 12 horas. Pasado ese tiempo, sacamos la masa, la desinflamos, formamos una bola la ponemos en un papel de horno y la dejamos tapada a temperatura ambiente unas 2 horas. Si queremos que el acabado sea como el de la foto, antes de ese último levado, utilizando cuerda alimenticia, ataremos cuatro trozos de cuerda, no muy apretado para evitar que se rompa en exceso el pan al levar. Se atan dejando algo de margen para que el pan crezca. Haremos un nudo a cada una de las cuerdas, cubriremos y dejaremos que leve a temperatura ambiente unas 2 horas aproximadamente.

El pan de la foto se ha hecho en una ‘cocotte’. Se puede hacer en una piedra o en la bandeja del horno. El horneado en ‘cocotte’ tiene la ventaja de repartir de forma más uniforme el calor y no necesita añadir humedad ya que la evaporación del agua de la masa en muy reducida.

Si lo hacemos en cocotte, pondremos durante 30 minutos la olla con su tapa en el horno a 250 ºC. (ojo, que no todas las ‘cocotte’ se pueden meter al horno, el pomo de la tapa ha de ser metálico). Una vez pasados esos 30 minutos sacaremos, con cuidado de no quemarnos, la tapa y ponemos, utilizando el papel que hemos puesto debajo, la masa dentro de la olla, tapamos y metemos en el horno a a 220 ºC. Horneamos con tapa durante 45 minutos; pasado ese tiempo, le quitamos la tapa a la ‘cocotte’ y seguimos horneando 15 minutos más. De este modo conseguiremos el color adecuado. Si nos gusta un poco más tostado dejaremos otros 5 minutos. Una vez cocido sacaremos el pan de la ‘cocotte’ y dejaremos enfriar sobre una rejilla.

Si se decide cocer en el horno: lo precalentaremos a 250 ºC. Cuando lo tengamos caliente, pondremos nuestra masa, con su papel de hornear y un papel de aluminio por encima, en la bandeja a media altura. Bajamos la temperatura a 220 ºC y dejamos solo fuego abajo durante 40 minutos. Hemos de añadir algo de agua, con 125 mililitros será suficiente, en un recipiente en la parte de abajo del horno. Pasados los 40 minutos retiramos el papel de aluminio y le damos 10 minutos más de horneado con fuego arriba y abajo. “Controlad ese periodo porque cada horno tiene sus particularidades en cuanto a potencia y se puede pasar de tostado” indica Toni Gutiérrez.

Cuando esté casi frío sacaremos las cuerdas que hemos utilizado para darle la forma al pan. Lo dejaremos enfriar del todo y ¡ya tendremos nuestro jugoso pan de calabaza!. “Os recomiendo tostarlo al día siguiente. Al ser un pan muy jugoso ¡es perfecto para tostar!” recomienda Toni.

 

Fotos: Toni Gutiérrez
Print Friendly, PDF & Email

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR