close
¿Cómo descongelar el pan para que se mantenga crujiente?

¿Cómo descongelar el pan para que se mantenga crujiente?

Descongelar pan

Toma nota de los siguientes consejos para evitar que este alimento quede gomoso al sacarlo del congelador


El pan es un alimento básico que está presente cada día en nuestra mesa. Acompaña nuestros desayunos, comidas, meriendas y cenas. Nos gusta tanto que en más de una ocasión compramos de más y tenemos que congelar el que nos ha sobrado. Pero, ¿por qué al descongelarlo cambia su consistencia, dejando de ser crujiente y teniendo una textura más chiclosa? ¿Cómo lo evitamos? El truco está en descongelarlo adecuadamente.

El cambio de textura del pan se produce no por congelarlo, sino por descongelarlo. Durante la congelación se produce un intento de igualar las humedades entre la miga (más húmeda) y la corteza (más seca), sin embargo, durante el proceso de descongelación esto se acelera; porque el agua va de las zonas más húmedas a las más secas. Es por esto por lo que se rehidrata la corteza que se había secado, se rehidrata el gluten (ingrediente de la harina), que es muy elástico, y el pan se vuelve gomoso en vez de crujiente. Por eso, la clave está en mantener la humedad del pan.

¿Qué ocurre durante el proceso de congelación?

Al congelar el pan, el agua del alimento se convierte en hielo. Si el proceso se da de manera lenta, como pasa en los congeladores de casa, los cristales de hielo que se forman son más grandes y eso causa cambios en la textura y los sabores. Otro error común es congelar el pan cuando ya está empezando a pasarse, porque en este caso al descongelarlo, su textura empeorará aún más.

A la hora de congelar el pan, los expertos inciden en un par de recomendaciones. En primer lugar, debemos protegerlo bien antes de meterlo al congelador utilizando, por ejemplo, plástico o algún envase ajustado y hermético, para evitar que sufra quemaduras por frío o que adquiera determinados olores.

En segundo lugar, para que el pan tenga una consistencia lo más parecida a la original al descongelarlo, podemos servirnos de la ayuda del horno. De esta manera, la humedad que ha alcanzado la corteza se vuelve a perder y vuelve a ser crujiente.

Un último consejo es que siempre que te sea posible compres pan de calidad en panaderías tradicionales. Esto también contribuirá a que este alimento mantenga su textura y propiedades tras el proceso de congelado y descongelado.

 

Scuola

Print Friendly, PDF & Email

Leave a Response