close
La prórroga de los ERTE, clave para el sector de la hostelería

La prórroga de los ERTE, clave para el sector de la hostelería

prórroga de los ERTE

El sector de la hostelería valora positivamente la nueva prórroga de ERTE pero reclama un plan estratégico de rescate para el sector


La prórroga de los ERTE ha mantenido en vilo a todos los sectores, pero en especial a la hostelería. Se trata de un sector que emplea a más de 1,7 millones de personas y que representa el 6,2% del PIB español, y que está recibiendo las restricciones más duras con las medidas anti-COVID.

Diferentes organizaciones que representan al sector como Hostelería de España, la Federación Española de Empresas de Distribución a Hostelería y Restauración (Fedishoreca) o AECOC, llevan meses solicitando al Gobierno  ayudas para paliar las consecuencias de la pandemia en el sector. Los ERTE han sido lo que más ha preocupado, ya que se ha convertido en un mecanismo para evitar el cierre de más establecimientos.

ERTE para evitar más cierres

Actualmente hay más de 56.000 establecimientos (el 18,2%) que han tenido que cerrar sus puertas, pero según Fedishoreca estima que se podrían superar los 125.000 cierres, casi un 40%. La patronal advirtió esta semana que “la prórroga de los ERTE es imprescindible para que las empresas y autónomos que eran viables antes de la pandemia y se encuentran en esta situación temporalmente, puedan recuperarse en el futuro cuando finalicen las restricciones”.

El sector no ha conseguido recuperar en ningún momento los niveles pre-pandemia y las restricciones aplicadas este verano por los rebrotes ha hecho que las ventas cayeran más de un 32% respecto al año anterior.

Nueva prórroga de los ERTE

Tras una larga negociación, los ministerios de Trabajo y Seguridad Social ha aprobado la prórroga de los ERTE y del cese de actividad de los autónomos hasta el próximo 31 de enero. Una noticia que ha sido muy bien recibida en el sector ya que los establecimientos que se mantienen cerrados podrán mantener al personal en ERTE y no cerrarán definitivamente su local.

Esta nueva prórroga cubre cuatro escenarios distintos:

  • ERTE en sectores especialmente afectados por la pandemia: esta ayuda tiene el objetivo de proteger a las actividades más afectadas por la crisis, como la hostelería o el comercio. Estos sectores que no han podido recuperar los niveles de actividad pre-pandemia, podrán mantener los ERTE, protegiendo así al personal para los próximos cuatro meses.
  • ERTE de impedimento: Es la ayuda que se ha introducido para aquellos territorios donde se limite la actividad para contener el virus (confinamientos, cierre de la actividad o otras medidas más restrictivas). Las empresas podrán acogerse a estos expedientes mientras dure el cierre forzoso.
  • ERTE de limitación de actividad: este expediente se establece para todas las empresas que se encuentren en un territorio en el que exista alguna restricción o limitación pero no hay una obligación de cerrar negocios. Esta modalidad protege a casi todas las empresas afectadas, pero en especial al sector hostelero. Es decir, los bares, restaurantes y cafeterías que se encuentren en zonas donde hay limitación horaria y de aforo para este tipo de actividad, como en Madrid, podrán acogerse a este tipo de ERTE.
  • ERTE ordinario ETOP: este tipo protege a todas las empresas que, a pesar de que no tienen ningún tipo de restricción ni pertenecen al los sectores protegidos, se encuentran en una situación delicada ya sea por causa económica, técnica, organizativa o de producción.

Por otro lado, el Estado también mantiene los ERTE de fuerza mayor que aplicaron en marzo y al que se acogió el tejido empresarial español y que siguen activos. Salvo que las empresas quieran retirarlo, estos expedientes se prorrogarán hasta el 31 de enero.

Cambios en los ERTE

Actualmente, la base reguladora de los ERTE había caído al 50% (Según la legislación). Con esta reforma de los ERTE, el Consejo de Ministros ha aprobado mantener la protección a los trabajadores afectados por ERTE en el 70% de la base. Además, se mantendrán los periodos de cotización de los afectados por estos expedientes, de modo que podrán acceder a las prestaciones futuras.

Además de estos cambios necesarios, entre las reformas se han incluido a los trabajadores fijos-discontínuos. Muchos de los trabajadores del sector hostelero trabajan a temporadas y este año no han podido incorporarse a la actividad por la crisis. Con esta prórroga, el Gobierno ha creado una nueva prestación por desempleo centrada en estos trabajadores.

Reacción del sector

Esta prórroga de los ERTE se ha recibido positivamente entre el sector hostelero, pero mantienen las exigencias sobre otras medidas. Los ERTE no es lo único que preocupaba al sector, sino que hace meses que están reclamando que el Gobierno participe en el diseño de un plan estratégico  de reactivación y reconversión del sector. Además, reclaman que se les incluya en las conversaciones sobre las medidas y restricciones en los establecimientos, ya que en ningún momento se les ha tenido en cuenta.

Antes de que se publicara la resolución final sobre los ERTE, el presidente de Hostelería de España, José Luis Yzuel, reaccionó explicando que la organización “lucha para proteger los puestos de trabajo y por eso es importante este paso, pero es insuficiente. Necesitamos avanzar para lograr un plan de rescate que asegure la supervivencia del sector”.

Por otro lado, Juan José Blardony, director general de Hostelería Madrid, aseguraba: “El Gobierno por fin ha entendido que sin este acuerdo habría sido una catástrofe. Habría echado por la borda el esfuerzo realizado estos meses, así como los más de 25.000 millones de euros invertidos hasta ahora en los Ertes y, por lo tanto, en el mantenimiento del empleo. En la Comunidad de Madrid han abierto hasta la fecha un 79,5% de los locales de hostelería, que están facturando menos del 50% que el año anterior. El restante 20,5% de locales no han abierto de momento, y no sabemos si lo harán. El sector necesita ayudas, directas y a fondo perdido, y una ampliación de los ERTE más allá del 31 de enero, porque en esas fechas no prevemos que se haya recuperado el consumo ni que la pandemia esté superada. Entonces necesitaremos una nueva prolongación de los ERTE y ayudas urgentes para superar esta situación”.

El sector necesita ayudas, directas y a fondo perdido, y una ampliación de los ERTE más allá del 31 de enero, porque en esas fechas no prevemos que se haya recuperado el consumo ni que la pandemia esté superada

Seguimos en medio de una pandemia, y “han caído y van a caer centenares de empresas, con miles de trabajadores y con las consecuencias que suponen para los proveedores y resto de sectores afectados. Se está cargando una responsabilidad sanitaria sobre un sector que cumple sobremanera con las normas dictadas. No se puede legislar sin escucharnos porque las consecuencias serán gravísimas y, sobre todo, irremediables. Es indignante que hayan tenido a 5 millones de familias, que dependen de la hostelería, en vilo hasta el último momento sin saber qué iba a pasar con su futuro”, asegura Antonio Galán, Presidente de Asociación Madrileña de Empresas de Restauración (AMER).

De todos modos, hay que destacar que esta prórroga no es la solución final. “Necesitamos medidas que aseguren nuestra supervivencia, como las medidas de estímulo de la demanda, ayudas a empresas o fomento del empleo. El 31 de enero aun nos encontraremos en medio de la temporada de invierno, la época más dura para el sector.”, añade Yzuel.

 

Print Friendly, PDF & Email

Leave a Response