close
La transformación de la hostelería con las nuevas restricciones

La transformación de la hostelería con las nuevas restricciones

transformación hostelería

Las nuevas restricciones son incompatibles con los hábitos de consumo y los horarios de los españoles


La crisis sanitaria del coronavirus no solo ha causado una crisis en el sector hostelería a niveles impredecibles, sino que las restricciones que se han adoptado han afectado al modelo de negocio tradicional.

Y para colmo, las últimas medidas que se han adoptado para reducir el impacto de la “segunda ola” del COVID-19, son incomprensibles en el contexto actual. Recordemos que en todas aquellas comunidades con un índice de contagios elevado, los establecimientos deben cerrar a las 23:00 horas, queda prohibido el uso de las barras y deben reducir el aforo en los comedores al 50% y en las terrazas al 60%.

Estas nuevas restricciones de aforo y horarios han provocado que la hostelería de estas comunidades deba “europeizarse” para cumplir con la normativa y adoptar cambios importantes.

Europeización del sector

Una vez más, este sector es el que más sufre las consecuencias de la crisis y continúan criminalizando su actividad imponiendo restricciones que hacen imposible sostener el negocio.

Estas nuevas restricciones parecen sacadas del manual centro-norte europeo, un panorama que no se asemeja nada a la realidad española. Ni los hábitos de los españoles ni las jornadas laborales que existen en el país son compatibles con estos horarios. En España son pocos los que salen a las tres del mediodía del trabajo y cenan a las siete u ocho de la tarde. ¿Entonces como se van a adaptar a estos horarios clientes y establecimientos?

Pues el esfuerzo, nuevamente, sale de la hostelería que ha tenido que reinventarse para afrontar estas nuevas restricciones con horarios ininterrumpidos del almuerzo a la cena, adelantando las reservas nocturnas, fortaleciendo el servicio de chefs en casas privadas o reforzando el servicio a domicilio.

Con estas nuevas medidas y la reinvención del sector por segunda vez este año dejará a más de un negocio cerrado y sin posibilidad de abrir, por no hablar de los miles de trabajos que se perderán. Todos esos trabajos que tenían un turno doble de cenas son los que más van a sufrir, mientas que la alta gastronomía se verá menos afectada, ya que los menús de degustación permiten adelantar el horario y ya cuentan con salas espaciosas.

Tendencias del consumidor

El consumo fuera del hogar cayó notablemente durante el confinamiento y no ha conseguido recuperarse en estos últimos meses. Pero hemos visto como el servicio delivery y take away ha cogido más fuerza, alcanzando una dimensión de compra entorno al 30% durante estos meses. La duda viene si esto se mantendrá con estos índices y la caída de las ventas del canal horeca se trasladará al consumo en el hogar.

En una entrevista a Food Retail, Joao Teixeira, presidente del Club Greco, explica que “hay una parte de ese trasvase de ventas que es coyuntural y cesará, que tiene que ver con las restricciones actuales al consumo en grupo y/o en espacios cerrados, pero hay otra parte más estructural”.

Como hemos podido comprobar, la pandemia ha acelerado la digitalización a una velocidad de cohete. “El teletrabajo ha llegado para quedarse: una parte de ese teletrabajo no pasará a ser presencial, o sólo será algunos días de la semana, y ese teletrabajo estructural que permanecerá no acudirá al menú de mediodía”, explica Teixeira. Además hay que tener en cuenta que hay muchos desplazamientos por reuniones de trabajo que se reducirán por las comodidades que ofrece Internet, una actividad generaban movimiento en el sector hostelero.

Ante estos nuevos hábitos del consumidor, el sector ha tenido que adaptarse con nuevos modelos de negocio para recuperar lo destruido estos meses. Teixeira  señala que desde la perspectiva de estos nuevos hábitos de consumo, la hostelería ha tenido que adaptarse con la “aceleración del delivery y el teletrabajo, con repercusiones en el mediodía, el after-work y en los viajes de negocio.”

Lo que parece bastante claro, es que estos nuevos hábitos han venido para quedarse y el sector tendrá que acostumbrarse a esta nueva normalidad y reacondicionar los negocios para estar a la altura de las demandas del consumidor.

 

Print Friendly, PDF & Email

Leave a Response